El Osirión

abydososireon3.jpg

Abidos es el nombre griego de la capital del nomo VIII del Alto Egipto, también denominado nomo Tinita por los griegos. Abidos fue una de las ciudades más influyentes del Alto Egipto, con importancia política desde la dinastía XIX.

La región, con huellas de asentamientos que se remontan hasta el periodo Naqada I, fue el lugar de enterramiento más importante del periodo protodinástico y de las primeras dinastías del antiguo Egipto.

A unos cinco kilómetros, al noroeste, se encuentra Al-Birba, que fue, posiblemente, la antigua Tinis. De esta zona procedieron los reyes que Manetón denominó tinitas, los que gobernaron durante las dos primeras dinastías egipcias.

El Osirión está situado en Abydos, detrás, abajo y conectado con el templo de Seti I. Los arqueólogos Flinders Petrie y Margaret Murray trabajaban en Abydos en el siglo pasado, descubrieron el Osirión por accidente mientras excavaban el templo de Seti.

Seguir leyendo “El Osirión”

Anuncios

Los templos de la Esfinge

maxresdefault.jpg

Normalmente, cuando intentamos datar la antiguedad de la Esfinge, nos olvidamos de los dos templos que están enfrente de ella. En este artículo vamos a analizar si es posible que dichos templos sean contemporáneos o no al guardian de las pirámides.

Antes que nada, retomemos ciertas cuestiones importantes sobre la Esfinge:

Si la Esfinge fue construida por Kefrén alrededor de 2500 a. de C., ¿por qué necesitaría reparaciones durante los siguientes tres siglos y medio? Estaba bien protegida y sin duda permaneció enterrada en la arena durante la mayor parte del tiempo desde que se construyó.

Seguir leyendo “Los templos de la Esfinge”

El misterio de Sirio

 

Sirius-rising-Dec4_2012S-1024x528

Sirio es la estrella más importante de la constelación del Can Mayor, y la estrella más brillante del firmamento nocturno. Su localización es bastante fácil, ya que entre mediados de verano y principios de primavera es visible en el cielo. Para encontrarla sólo es preciso prolongar la línea que une las tres estrellas centrales del Cinturón de Orión en dirección al horizonte, hasta encontrar la intensa luz blanca y azulada de Sirio.

En el Imperio Antiguo, el retorno de Sirio antes del alba (un fenómeno conocido como salida helíaca) después de 70 días de invisibilidad  coincidía con el solsticio de verano y anunciaba la crecida anual del Nilo. Los sacerdotes-astrónomos del Antiguo Egipto utilizaron esta excepcional concordancia para situar el inicio de su calendario solar en tan señalada fecha.

Sabemos que los antiguos egipcios veneran con vehemencia a Sirio (o la estrella del Perro) y que, sin duda, Isis era representada por la estrella Sirio.

Seguir leyendo “El misterio de Sirio”

Nabta Playa

Nabta-Egypt_NL.jpg

Mil años antes que Stonehenge, sobre el 6000 a.C. aparece en Egipto el pequeño «crómlech» de Nabta Playa. Este asentamiento era un gran lago extinto, se encuentra en el desierto de Nubia, al sur del actual Egipto y a 100 km al oeste de Abu Simbel.

Un Cromlech es una estructura lítica formada por menhires gnomònicos clavados verticalmente en el suelo y que como conjunto adoptan una forma circular o elíptica  en torno a un punto central en el que algunas culturas encendían fuego. En este caso consta de treinta piedras dispuestas en círculo, en cuyo interior hay otras seis piedras. El yacimiento cuenta también con cinco alineamientos líticos que se extienden a partir de un conjunto de piedras centrales.

¿Podría ser este el origen del Antiguo Egipto? ¿Tiene relación con el país de los faraones?

Seguir leyendo “Nabta Playa”

El misterio de los Dogones

dogon-dancers.jpg

El misterio Dogón es uno de los enigmas más fascinantes que nos podemos encontrar actualmente y la ciencia oficial lo califica como un caso de “contaminación científica”. Pero el misterio no es tan sencillo de esclarecer, puesto que conocían la existencia de ciertas estrellas las cuales fueron descubiertas posteriormente a dicha “contaminación” e incluso, en el caso de una de ellas (Sirio C), incluso en la actualidad solo tenemos indicios de su existencia. Según una tradición dogona unos dioses anfibios (llamados ‘Nommo’) llegaron en tiempos remotos desde el cielo en un barco volador y les transmitieron este conocimiento.

Un poco de historia:

En 1976, el escritor anglo-americano Robert K.G: Temple publicó ‘El misterio de Sirio’, un libro en el que sostenía la tesis de que unos extraterrestres, que habrían entrado en contacto con la civilización egipcia hace unos 5.000 años, habrían comunicado sus extraordinarios conocimientos de astronomía, y estos conocimientos habrían sido transferidos por los egipcios a los dogones. Como Sirio era tan importante para los egipcios, pusieron mucho énfasis en comunicar sus conocimientos. Naturalmente los extraterrestres fueron incorporados a la arcaica tradición dogona como los dioses Nommo. Temple incluso llega a encontrar indicios en la cultura dogona de la posibilidad de que Sirio fuese una estrella triple, argumentando que conocían la existencia tanto de Sirio B como de Sirio C.

Seguir leyendo “El misterio de los Dogones”