Nabta Playa

Nabta-Egypt_NL.jpg

Mil años antes que Stonehenge, sobre el 6000 a.C. aparece en Egipto el pequeño «crómlech» de Nabta Playa. Este asentamiento era un gran lago extinto, se encuentra en el desierto de Nubia, al sur del actual Egipto y a 100 km al oeste de Abu Simbel.

Un Cromlech es una estructura lítica formada por menhires gnomònicos clavados verticalmente en el suelo y que como conjunto adoptan una forma circular o elíptica  en torno a un punto central en el que algunas culturas encendían fuego. En este caso consta de treinta piedras dispuestas en círculo, en cuyo interior hay otras seis piedras. El yacimiento cuenta también con cinco alineamientos líticos que se extienden a partir de un conjunto de piedras centrales.

¿Podría ser este el origen del Antiguo Egipto? ¿Tiene relación con el país de los faraones?

Según el arqueoastrónomo norteamericano Kim Malville y sus colegas, entre los que se incluye a los excavadores del lugar, algunas de las losas verticales, hincadas en el terreno arenoso, parecen estar organizadas según una serie de «puertas» que podrían haber servido como marcadores de un calendario al indicar aproximadamente la posición del sol naciente en el solsticio de verano.

Otro par de accesos señalaría más o menos la dirección meridiana y proporcionaría una sensación adecuada de orientación en el paisaje local. Por desgracia, el círculo ha sido severamente dañado en la década transcurrida desde su descubrimiento y hoy es imposible verificar estas hipótesis.

Este «círculo calendárico», como se le denomina con cierto tono presuntuoso, es único en su época, puesto que la datación radiocarbónica, sobre restos de carbón de un hogar situado apenas dos metros al norte del círculo de piedra, ha dado una fecha no calibrada de 6.000 años antes del presente.

Estos túmulos incluyen ofrendas de animales y, en una ocasión, un posible sacrificio humano; el mayor de ellos cubría una cámara que contenía el esqueleto completo de un ternero. Algunas de las losas incluso parecen simular representaciones simbólicas muy abstractas de este animal. Otras agrupaciones de estelas que se dan en nabta Playa son peculiares del lugar y no se encuentran en ningún otro sitio de Egipto. Todo el conjunto representa una prueba viviente de las raíces prehistóricas de muchas de las creencias egipcias más antiguas.
Calendar_aswan

 

El supuesto «círculo calendárico» de nabta Playa, en el desierto Occidental, fechado hace más de 6.000 años. Cuando se tomo está imagen, el monumento ya había sido alterado de su forma original, lo que supone un descalabro para cualquier posible valoración de las propuestas sobre su orientación y su posible uso.

 

El más reciente de estos grupos se remonta a hace unos 5.500 años y precede a la unificación de Egipto en sólo unos pocos siglos. Cuatro colinas poco elevadas de la cuenca de nabta contienen numerosas estelas de piedra arenisca, en grupos o alineadas, muchas de las cuales están labradas, al menos parcialmente, por manos humanas.

Las estelas estaban originalmente en posición vertical, rodeadas de piedras menores a modo de cimentación que cubrían depósitos con restos arqueológicos varios.

Estas estelas varían en tamaño y forma, y su peso oscila entre las ocho toneladas y los cien kilos más o menos. Algunas tienen formas antropomorfas.

Según los excavadores, estas alineaciones se dirigirían a la región circumpolar del firmamento: la de las estrellas imperecederas, de acuerdo con los textos de las Pirámides miles de años posteriores. Una idea sugerente pero difícil de verificar.

En cualquier caso, el hecho relevante es que nabta Playa pudiera contener la primera evidencia de las raíces antiguas de la cosmología egipcia, que datarían de hace unos 6.000 años. En este sentido, varias estelas alineadas, originalmente en posición vertical y con forma pseudo humana, se encuentran en el sector occidental de la zona, y los cálculos astronómicos han demostrado que estas alineaciones quizás señalaban a varias constelaciones mencionadas en los escritos egipcios más antiguos. De hecho, las estrellas más importantes sugeridas por estas alineaciones, según Malville y sus colaboradores, eran dubhe, en El Carro (la antigua constelación egipcia de Meskhetyu), y Sirio, o sea Sopdet, heraldo de la crecida del nilo.

Nabta.gif

Sin embargo, un nuevo análisis, más reciente, del sitio llevado a cabo por Tim Brophy y Peter Rosen ha descubierto que, si la intención era una alineación a Sirio, una de las hileras de piedra tuvo que haber sido erigida hace más de 8.000 años, una fecha incompatible con otros hallazgos en la cuenca de nabta. Por consiguiente, estos investigadores proponen que sus hallazgos son consistentes con un complejo entramado de significados relacionados entre sí, incluyendo una alineación al orto heliaco del cinturón de Orión en el momento del equinoccio vernal.

Fuente: Pirámides, templos y estrellas de Juan Antonio Belmonte Avilés

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s