¿Quiénes eran los Pueblos del Mar?

seevolker

Batalla del Delta entre Ramsés III y los pueblos del mar en el siglo XII a. C. Templo de Medinet Habu, Tebas.

Tenemos poca información sobre ellos, aparte de la que nos proporcionan los documentos egipcios. No sabemos con seguridad dónde aparecieron los Pueblos del Mar: quizá fuera en Sicilia, Cerdeña e Italia, según una de las hipótesis; tal vez en el Egeo o en la Anatolia occidental; o quizá incluso en Chipre o el Mediterráneo oriental. Nunca se ha identificado un yacimiento antiguo como punto de origen o de partida. Creemos que pasaban sin cesar de un sitio a otro, invadiendo países y reinos en su avance. Según los textos egipcios, establecieron un asentamiento en Siria antes de bajar por la costa de Canaán (incluidas partes de los actuales Líbano, Siria e Israel) hasta entrar por el delta del Nilo en Egipto.

Corría el año 1177 a. C. Era el octavo de reinado del faraón Ramsés III. Según los antiguos egipcios y las pruebas arqueológicas más recientes, una parte de los Pueblos del Mar llegó por tierra, y la otra, por mar. No llevaban uniformes ni equipos relucientes. Las imágenes antiguas representan a un grupo con tocados de plumas, mientras otra facción lucía casquetes; los había que usaban cascos con cuernos o que llevaban la cabeza desnuda. Algunos tenían barbas cortas puntiagudas y vestían faldas cortas a la escocesa, ya fuera a pecho descubierto o cubiertos con una túnica; otros iban afeitados y llevaban prendas más largas, casi como faldas de mujer. Estas observaciones hacen pensar que los Pueblos del Mar los formaban gentes de distintas geografías y distintas culturas. Armados con afiladas espadas de bronce, lanzas de madera con relucientes puntas metálicas, y con arcos y flechas, aparecían en botes, carros de combate, carretas de bueyes u otras variantes de carros. En ocasiones, los guerreros se presentaban en solitario y otras veces iban acompañados de sus familias.

Según las inscripciones de Ramsés, ningún país fue capaz de enfrentarse a esta multitud invasora. La resistencia era en vano. Las grandes potencias de la época —hititas, micénicos, cananeos, chipriotas y algunos otros— fueron cayendo uno tras otro. Algunos supervivientes escaparon de la matanza; otros se apiñaron en sus ciudades, antes prominentes y ahora en ruinas; y los hubo que se unieron a los invasores, engrosando sus filas y sumándose a la aparente complejidad de la turba invasora. Todos los grupos de los Pueblos del Mar estaban en movimiento, al parecer cada uno regido por sus propios intereses. Quizá algunos se sintieron espoleados por el ansia de botín o esclavos; otros quizá emigraron hacia el este, desde sus territorios más occidentales, empujados por presiones demográficas.

Extraido del libro:1177 a. C de Eric H. Cline

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s