De los dioses y destinos: el mito de Pandora

Contaban los rapsodas griegos que el mito nació del corazón de un poeta y que a través de él, de su existencia conoció el hombre.

Eran los tiempos de los grandes Dioses, los tiempos en los que surgieron las Oceánidas  y los Titanes, vieron la luz las Ninfas y las Musas, nacieron los Cíclopes y las Erinias, emergieron las Melíades y los Gigantes, los primeros tiempos que el mundo conoció y lo hizo a través de la grandeza del nacimiento de la excelsa Grecia.

Gea, la Madre Madre

Del Caos, del más remoto de los estados, surgió Gea, la Madre Tierra. Y fue ella misma la que engendró a Ponto, el dios del mar, a Urano, el dios del cielo, y a los Ourea, los demonios de las montañas. De su luz habrían de nacer todos y cada uno de los dioses olímpicos. Pues a través de sus hijos estos fueron engendrados. La Titánide Rea, hija de Gea, se unió a Cronos para concebir a  Deméter, Hades, Hera, Hestia, Poseidón y a Zeus, el padre de todos los dioses y los hombres.

Zeus, el Señor del Olimpo

Cuando Zeus alcanzó la edad adulta, ayudado por sus hermanos mayores, Hades y Poseidón, emprendió  una cruenta batalla contra su padre, en la que le obligó a regurgitar (hay que mantener el pensamiento mitológico ) a sus hermanos menores, liberando también a los hermanos de Crono, los Hecatónquiross y los Cíclopes, que se encontraban presos en el Tártaro. Estos, como muestra de agradecimiento le hicieron portador de su famoso rayo. Desde entonces, esta divinidad se alzará como padre y señor del Olimpo y Dios celestial. Por una parte, Hades se convertirá en el dios del inframundo y el dios Poseidón en la divinidad de los mares.

El mito mantiene la idea de un Zeus todopoderoso y omnipresente, que se encargaba de hacer cumplir las leyes establecidas. Un gobernante que ni permitía los excesos ni que se quebrantaran las obligaciones y deberes, estableciendo de esa forma un completo orden cósmico.

Tras un tiempo indeterminado los dioses decidieron crear al hombre para dotar a la tierra de vida mortal y encargaron a los hijos de los Titanes la tarea de su creación. Fue Prometeo, hermano de Atlas e hijo de Japeto, quien a través del barro moldeó al primer hombre que poblaría el mundo conocido.

Prometeo, conocido como el gran benefactor de la humanidad, también era de él sabido que gustaba de encolerizar a los demás dioses y al mismo Zeus. Por ese motivo y ante sus continuos engaños y tretas, Zeus como castigo decidió privar a la humanidad del fuego del que disfrutaban hasta ese momento. Pero Prometeo, astuto a la vez que osado, urdió de nuevo un plan para devolvérselo a los hombres. Por ello según nos relata Apolodoro, tomó el rayo de Zeus  y de él prendió una vara.

Prometeo,  luego de modelar a los hombres con agua y tierra les dio también el fuego, ocultándolo con una vara a escondidas de Zeus. Pero cuando este se enteró ordenó a Hefesto que clavase su cuerpo en el monte Cáucaso. Es éste un monte escítico. Clavado en él, Prometeo estuvo atado muchos años. Cada día un águila cayendo sobre él le devoraba los lóbulos del hígado que volvían a crecer por la noche. Apolodoro, siglo II a.c.”

Prometeo que era inmortal, sufría día tras día la agonía de la muerte sin llegar nunca a paliar su dolor, pues su sufrimiento, si nadie lo enmendaba, sería eterno.

 

Pandora

Imagen romántica de Pandora en el siglo XVI

Pero aquella venganza no fue suficiente para Zeus e inmediatamente trazó un plan para castigar y condenar de forma definitiva a la humanidad y al mundo conocido.  Encomendó a Hefesto la tarea de crear una mujer tan bella y fascinante a la que ningún hombre sobre la tierra pudiera resistirse. Y aquella no fue otra que la sensual Pandora. No sólo su belleza se hallaría rodeada de misterio, también se convertiría en la portadora de una caja en la que se hacinarían todos los males del mundo que hasta ese momento la humanidad desconocía por completo. La ira, la envidia, el rencor, la pobreza, el egoísmo…todos ellos esperando a ser liberados.

Prometeo, que sabía que las intenciones de Zeus hacia la humanidad nunca serían buenas, había prevenido a su hermano Epimeteo para que nunca aceptara ningún regalo proveniente de los dioses. Pero a pesar de ello, Epimeteo sucumbió finalmente a los irresistibles encantos de la bella Pandora y terminó enamorándose de ella.

Pandora era un ser humano por completo, y como tal poseía la cualidad de ser curiosa. En algún momento quiso saber que contenía aquella misteriosa caja que desde siempre la había acompañado y quiso destaparla. La humanidad sería eternamente condenada al sufrimiento una vez que Pandora fuese presa de sus instintos.

Aunque Hefesto, en un último y piadoso gesto hacia los hombres y consciente de la condena que iba a infringir Zeus a la humanidad, escondió al sentimiento de la esperanza en el fondo de la caja. Al menos de esa forma dotaba al hombre del único sentimiento que jamás debemos de perder u olvidar.

Desde entonces, los hombres libramos una gran batalla, ya sea interna o externa, contra todos aquellos males que un día nos fueron enviados por los dioses. Aunque si tomamos el mito y lo analizamos un poco, los dioses introdujeron los malos sentimientos en una caja, pero fue nuestro propio instinto de curiosidad lo que llevó a liberarlos. Por tanto, la reflexión más rápida que podemos obtener del mito de Pandora, es que realmente somos nosotros los auténticos responsables de la dirección que toman nuestras vidas y destinos, si no en su totalidad al menos en gran parte, una gran noticia sin duda, al fin sabemos que nadie ha escrito nuestro destino y solo queda en nosotros el poder cambiarlo.

“Dueños de sus destinos son los hombres. La culpa, querido Bruto, no está en las estrellas, sino en nuestros vicios.” Julio César, de William Shakespeare.

Prometeo

Prometeo continuó cautivo durante muchos años en el Cáucaso padeciendo el dolor de morir y renacer cada mañana. Hasta que cierto día, Hércules atravesó el Cáucaso de camino al jardín de las Hespérides y se compadeció de Prometeo. Lo liberó disparando al águila una de sus mágicas flechas. Parece ser que el misericordioso acto de Hércules fue aprobado por Zeus, que lleno de orgullo, al tratarse este de su hijo, engrandecía así su fama y notoriedad. Aunque en otras versiones es el propio Hefesto el que libera a Prometeo de su condena.

Se dice que la filosofía nace en la antigua Grecia como una crítica al mito, con la finalidad de substituir a este por la razón y el conocimiento. Y de esa forma, durante siglos, la mitología fue despreciada en cierto modo. No sería hasta los siglos XX y XXI, cuando filósofos e historiadores, se dieron cuenta de que el mito en sí mismo revelaba muchos aspectos del ser humano que la filosofía había pasado por alto o no se había cuestionado. Y es que el mito, sin lugar a dudas, dignifica nuestra existencia.

              Carolina García Alvarado

 

 

Anuncios

2 comentarios en “De los dioses y destinos: el mito de Pandora

    1. Carolina

      “Aunque Hefesto, en un último y piadoso gesto hacia los hombres y consciente de la condena que iba a infringir Zeus a la humanidad, escondió al sentimiento de la esperanza en el fondo de la caja. Al menos de esa forma dotaba al hombre del único sentimiento que jamás debemos de perder u olvidar” No es un mal ,fue un acto de Hefesto para ayudar aunque fuera con la esperanza a la humanidad.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s