Imhotep

Si nos sumergimos en las profundidades del Antiguo Egipto, encontraremos a un personaje que cambió radicalmente a la sociedad egipcia y, sin embargo, es un tanto desconocido. Su figura me ha apasionado desde siempre, a pesar de que no conocemos mucho sobre él. No obstante, gracias a su trabajo, Egipto paso de construir pequeñas edificaciones en adobe y, a veces, piedra a levantar inmensos monumentos. Estamos hablando, por supuesto, de Imhotep.

Su nombre significa “el que viene en paz” e independientemente de la cantidad de cargos que tuviera: sumo sacerdote de Heliópolis, tesorero del rey-faraón, chaty (algo parecido a primer ministro) del faraón, astrónomo, arquitecto y médico, fue un sabio. Es decir, un Leonardo da Vinci del antiguo Egipto, que ha pasado sin pena ni gloria en los libros de texto.

Seguir leyendo “Imhotep”

Las misteriosas momias budistas

Estamos ante casos no claramente históricos, pero sí ante otra perspectiva sobre los misterios de la momificación, los cuales datan desde lo más profundo de la historia. Y jamás, al menos en mi caso, había escuchado hablar de momias relacionadas con la práctica budista.

Además, parecen ser practicas de momificación naturales, debido a las condiciones climáticas, cosa poco usual en el continente asiático.

Seguir leyendo “Las misteriosas momias budistas”

Los colosos de Memnón

menmon.jpg

Los Colosos de Memnón son dos estatuas gemelas que representan a Amenhotep III en posición sedente. Sus manos reposan en las rodillas y su mirada se dirige hacia el Este, en dirección al río Nilo y al sol naciente.

La leyenda contaba que todas las mañanas, cuando el Sol asomaba por el horizonte, las estatuas de los Colosos de Memnón dejaban oír un sonido agudo y prolongado y un quejido se arrancaba de las mismas entrañas de la piedra; un canto triste pero al mismo tiempo armonioso de un alma atormentada.

La Leyenda

Memnón, hijo mítico de la Aurora y de Titón, rey de Egipto y Etiopía, fue enviado pro su padre en ayuda de Troya, que había sido sitiada por los micénicos. Fue tal su arrogancia y valentía, que cubriéndose de gloria, mató a Antiloco, hijo de Néstor, pero la desgracia se cebó en él, y Aquiles, vengador, lo mató. La Aurora, al enterarse de la muerte de su hijo, lloró amargamente, e inundada en lágrimas suplicó al todopoderoso Júpiter que resucitara a su hijo aunque sólo fuera una vez al día.

Seguir leyendo “Los colosos de Memnón”

La Cueva de los Tayos

tayos-3.jpg

Esta enigmática cueva, que recibe su nombre del pájaro del mismo nombre, es un autentico enigma. Pues de ser ciertas las hipótesis que se barajan sobre ella, nos obligarían no a reescribir algunos renglones de la historia, sino a hacer un borrón y cuenta nueva.

Para empezar hay que decir que dicha cueva está llena de imitadoras. Hay decenas de cuevas en las cuales se puede entrar fácilmente y los guías te dirán que es la auténtica cueva de los tayos. La verdadera cueva es inaccesible para el público corriente. Para poder llegar hacen falta días de camino por el bosque, utilizar tirolinas oxidadas, montar en mulas que te llevaran por caminos inaccesibles o incluso tener que contratar a un piloto de avioneta para que salve dichos obstáculos.

Una vez en la cueva, habrá que descender una primera bajada de 80 metros, seguida de otra de 20. En total 100 metros, lo equivalente a un edificio de 30 pisos. Además habría que contar con la ayuda de la tribu de los Shuars (también conocidos como jíbaros), los cuales no son nada amigos de los investigadores, pues entienden que dicho patrimonio les pertenece y la gente se enriquece con ello.

Seguir leyendo “La Cueva de los Tayos”

Reflexiones sobre la electricidad en el Antiguo Egipto

La iluminación en el antiguo Egipto es uno de los interrogantes que más quebraderos de cabeza nos trae. Tras el artículo que publicamos (Iluminación en el antiguo Egipto), hemos recibido varias correcciones y puntos de vista, pero de entre todos ellos el más completo viene de parte de un ingeniero andaluz con muchos años de experiencia en empresas del sector internacional.

Han sido de tanta calidad sus observaciones que no nos queda más remedio que reproducirla íntegramente:

Reflexiones sobre la electricidad y las bombillas de Dendera:

Bombilla-wallpaper-617339

Parte 1. En cuanto a la electricidad:

1º No hay evidencias de que se generase energía eléctrica por ninguna parte.

2º Si la electricidad hubiera existido aparecería como fenómeno increíble para la época  y en muchísimos relieves, pinturas y esculturas se hubiera dejado alguna mención a tan fabuloso descubrimiento y su uso.

3º Llevar la energía eléctrica de una posible fuente creadora a donde se usase, exigiría un tendido eléctrico impensable.

4º Que se produjera y almacenase en lo que llaman “condensadores” es inviable porque dicho elemento exige una tecnología de muy alto nivel y de crearse solo serviría para producir una descarga que daría para un chispazo potente o para una descarga lenta y de poca potencia que no produciría energía para alimentar ningún dispositivo eléctrico. Ni hoy en día se puede usar un condensador para dichos usos. Su construcción exige materiales aislantes que no existían en dichas épocas.

5º Que se almacenase en una batería es aun mas impensable pues la batería es aun más compleja que el condensador, requiere conocimientos de química de alto nivel y su carga requeriría control y su uso para dar potencia de iluminación daría para horas si acaso al nivel que se requería en tumbas y túneles por ejemplo.

6º La famosa pila de Bagdad (de ser eso) daría voltajes y capacidad de suministrar carga irrisorios. Inútiles para dar potencia para ningún uso.

7º La transmisión de energía eléctrica sin cables como alguna vez se ha sugerido es hoy en día imposible y hay que usar tendidos eléctricos de alta tensión para largas distancias y luego transformarlos a baja para su uso local. No hay forma de transmitir energía eléctrica por el aire. A lo más que se llega hoy en día es a mediante sistemas inductivos cargar cepillos de dientes, móviles o marcapasos y poco más y eso prácticamente en contacto.

8º Crear energía eléctrica exige consumir otra energía, combustibles, hidráulica, atómica, etc. No se conoce ninguna energía salvo la animal o la de norias de río y no hay señales de dicho uso para otra cosa que el riego, molinos, etc.

9º Cualquier dispositivo generador de electricidad actual incluye en su sistema un diseño extremamente complejo, mecánica de precisión, rodamientos, acero y muchísimo hilo de cobre que además debe ser esmaltado.

Seguir leyendo “Reflexiones sobre la electricidad en el Antiguo Egipto”

Iluminación en el Antiguo Egipto

A día de hoy seguimos preguntándonos cómo hacían los antiguos egipcios para poder iluminar el interior de las pirámides, templos y algunas de sus tumbas más profundas.

Sabemos que no usaban lámparas tradicionales de aceite u otro combustible puesto que no se ha encontrado restos de hollín en el interior de las cámaras. Otra teoría que han esgrimido algunos historiadores, es que utilizaban espejos con los que proyectaban los rayos del sol para iluminar los más profundos recodos. Pero esta teoría tampoco se sostiene puesto que no se puede proyectar los rayos del sol más allá de unos pocos metros.

Templo de Dendera

800px-Dendera03.jpg

Seguir leyendo “Iluminación en el Antiguo Egipto”

La correlación de Orión actualizada

normal_01_13.jpg

La teoría de la correlación de Orión se ha convertido ya en un clásico desde que apareciera el libro “El misterio de Orión” por Robert Bauval y Graham Hancock a mediados de los años 90. El principal argumento de la teoría es que las tres principales pirámides de la meseta de Guiza (Keops, Kefrén y Micerinos) están alineadas siguiendo un patrón del cielo, en este caso imitando a las tres estrellas que forman el cinturón de Orión, tal y como se ve en la imagen superior.

Actualmente esto no es exacto: las tres estrellas de Orión forman un ángulo que difiere por unos pocos grados con el que forman las pirámides. Pero, si se calculan los cambios precesionales del cinturón de Orión a lo largo de los siglos, se comprueba que hubo un momento en que estas tres estrellas estuvieron alineadas exactamente igual en relación a la Vía Láctea que las pirámides en relación al río Nilo: hacia el 10.500 a. c

Seguir leyendo “La correlación de Orión actualizada”